jueves, 10 de diciembre de 2009

¿Has sentido esto alguna vez?

Las pasiones humanas son un misterio, y a los niños les pasa lo mismo que a los mayores. Los que se dejan llevar por ellas no pueden explicárselas, y los que no las han vivido no pueden comprenderlas. Hay hombres que se juegan la vida para subir a una montaña. Nadie, ni siquiera ellos, puede explicar realmente por qué. Otros se arruinan para conquistar el corazón de una persona que no quiere saber nada de ellos [...].
La pasión de Bastián Baltasar Bux eran los libros.
Quien no haya pasado nunca tardes enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído por la cara, leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado...
Quien nunca haya leído en secreto a la luz de una linterna, bajo la manta, porque papá o mamá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse tempranito...
Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acababa y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañía la vida le parecería vacía y sin sentido...
(Michael Ende: La historia interminable)

2 comentarios:

  1. Muy chulo el post. Yo vi la peli y empecé ayer a leer el libro.

    ResponderEliminar
  2. La película se estrenó en 1984, y el libro fue publicado en 1979. Cuenta la aventura de Bastian y otros personajes para salvar el reino de Fantasía, amenazado por la Nada. Esta se extiende por Fantasia porque los humanos han dejado de crear historias: ya no sueñan.
    Es decir: tú sí que eres una lectora(?) a contracorriente.

    ResponderEliminar